El acristalamiento de un solo fuego es el lugar en el que viste la vajilla verde (cerámica sin cocer) y la coloca en el horno solo una vez. Los alfareros han despedido su trabajo por años y así se ha producido una gran cantidad de artículos de cerámica a lo largo de la historia. La cocción de bisque (y la introducción del proceso de cocción y acristalamiento de dos pasos) no se descubrieron hasta mucho más tarde. Se cree que el proceso de dos pasos se intentó por primera vez en Europa cuando se usaron esmaltes de óxido de estaño. El óxido de estaño no es compatible con el trabajo de un solo disparo ya que se causó demasiado daño a las piezas originales durante el proceso de disparo, por lo que se agregó un segundo disparo.

Métodos de cocción única

En general, hay dos métodos de acristalamiento en bruto para el proceso de fuego único. La primera es que esgrime el interior de su olla de material de jardinería cuando está dura de cuero y luego la exterior cuando está completamente seca. La segunda (técnica más común) para el acristalamiento en bruto es esmaltar toda la pieza cuando el trabajo es de cuero duro. Este método deja menos margen de error en términos del impacto del trabajo durante el proceso de cocción.

Ventajas y desventajas

La mayor ventaja del acristalamiento de un solo fuego es que ahorra tiempo y dinero. La cerámica puede ser un proceso largo y necesitarás mucha paciencia para hacer tus piezas. En primer lugar, pasarás tiempo haciendo tu trabajo; luego tomará al menos 12 horas en el horno para ejecutar su cocción de sopa de sopa. A continuación, deberá glasear sus piezas de cerámica y colocarlas en su segundo disparo. Dependiendo del tipo de glaseado que esté utilizando, la cocción de glaseado puede demorar hasta dos días.

Disparar greenware significa que puede hacer su cocción y acristalamiento de una sola vez, por lo tanto, solo tendrá que encender su horno una vez. Puede crear algunos efectos hermosos e inusuales con sus esmaltes en un solo disparo. Lo que significa que pasa menos tiempo esperando hasta que su pieza terminada esté lista y también menos poder para tener que encender su horno dos veces. Por más tentadoras que parezcan estas ventajas, y son ventajas bastante grandes, también debe tener en cuenta los inconvenientes de un solo disparo.

En primer lugar, en el frente de las desventajas, el agrietamiento puede ser un lugar común en un solo disparo. También es imperativo que se asegure de que su greenware esté completamente seco antes de poner su esmalte y encenderlo, o puede explotar en el horno (esto puede suceder fácilmente si la temperatura en el horno aumenta demasiado rápido). Sus esmaltes también corren el riesgo de descascararse y agrietarse en el horno. Esto se debe a que las burbujas escaparán de la arcilla a medida que el proceso de cocción ocurra cuando la humedad salga de la arcilla. Si utiliza la sopa tradicional y luego la cocción de glaseado, este proceso ya habrá ocurrido. Un trabajo no cocido también es, por supuesto, más frágil que un trabajo cocido, por lo que corre el riesgo adicional de dañar su trabajo durante su manipulación cuando se pone el esmalte.

Consejos y trucos

Como el agua saldrá de la arcilla durante el proceso de cocción, debe asegurarse de que la arcilla esté lo más seca posible antes de colocar el esmalte. Algunos alfareros recomiendan dejar que la arcilla se seque al nivel de hueso seco antes del glaseado, ya que las piezas duras de cuero aún tienen un alto contenido de agua. Si va a probar el método de disparo único, entonces tendrá que ser un poco un experto en esmaltes.

Uno de los factores más importantes es que el esmalte debe contener un alto contenido de arcilla. La razón por la que el esmalte debe tener un alto contenido de arcilla es que la pieza cruda se rehidratará con los materiales del esmalte y se puede hinchar, y si no hay suficiente barro en la receta del esmalte, puede desprenderse.

Los esmaltes brillantes son muy difíciles de usar para un solo disparo ya que a menudo tienen un contenido de arcilla más bajo. Algunos alfareros utilizan una técnica de acristalamiento por rociado para minimizar la cantidad de agua que se absorbe en la arcilla. Este método también reduce la cantidad que tendrá que manejar la cerámica.