Aunque muchas personas asocian el nombre con las piezas del canal de compras desde el hogar que se vendieron en décadas pasadas, la porcelana de Capodimonte en realidad se remonta a siglos atrás y se ha producido una gran variedad de productos con este nombre. El nombre Capodimonte, que significa «cima de la montaña» en italiano, es apropiado considerando que las primeras piezas fueron producidas en una fábrica en la cima de una colina establecida por el rey Carlos VII. La Fábrica Real produjo artículos de porcelana de 1759 a 1780, según la información previamente compartida en el sitio web de Capodimonte Limited.

Explorando la historia de Capodimonte

Desde su inicio en adelante, «el nombre de Capodimonte era sinónimo de la porcelana napolitana de mejor calidad», dijo el sitio de Capodimonte Limited. La Fábrica Real, que ya no existe, surgió cuando el Rey Carlos VII de Nápoles se casó con María Amalia. La nieta de Augusto II, quien además de ser el Rey de Polonia, también fundó la primera fábrica europea de porcelana en pasta dura en Meissen, Alemania. Esta área en Alemania es conocida por fabricar algunas de las mejores porcelanas del mundo.

El rey Carlos desarrolló una curiosidad en torno a la porcelana a través de la familia de su nueva esposa. Este interés se convirtió en una pasión bastante productiva que llevó a muchos años de investigación y desarrollo antes de que se produjera la Real Fábrica en Italia.

Una vez que se perfeccionó la fórmula para la pasta de porcelana, muchos artesanos expertos y expertos en la artesanía, tanto hombres como mujeres, trabajaron para producir finas piezas de Capodimonte. Platos, jarrones, tazones pequeños y grandes, tazas de té y café, jarras grandes y pequeñas, tazones de azúcar, caddies de té, teteras, cajas de rapé y mangos para bastones montados en oro se encuentran entre las numerosas piezas de porcelana fina producidas en la fábrica Italia.

Las primeras piezas no tenían marcas y se identifican por su estilo y la forma en que se decoraron solamente. Finalmente, las piezas que salían de la Fábrica Real llevaban una marca de flor de lis. Las primeras marcas de la flor de lis eran más gruesas al principio, y luego se usó una versión más delgada. Estas marcas generalmente se aplican en la base de una pieza en azul o en dorado.

Avanzando el linaje de Capodimonte

La Real Fábrica finalmente se mudó a España con el Rey Carlos y luego, varias décadas después, bajo la dirección de su hijo, Fernando, se estableció otra fábrica de Capodimonte en Nápoles, Italia. Durante este período, la forma, el estilo y la decoración de la producción de porcelana fueron similares a los de la fábrica original de Capodimonte, pero hubo algunas diferencias.

Por ejemplo, las figuras hechas en la fábrica de Capodimonte de Ferdinand adquirieron características más reales y tendían a reflejar la corte real en lugar de la vida cotidiana. Mercancías más utilitarias, como cenas alejadas de la decoración pastoral a escenas de la ciudad y aquellas que reflejan la excavación y la historia de Pompeya, por ejemplo.

La fábrica de Ferdinand también usó la primera corona azul y la marca Neopolitan N a fines del siglo XVIII, mientras que las marcas anteriores de su padre fueron varias variaciones de la flor de lis dependiendo de la antigüedad de la pieza en cuestión. La «Edad de oro de Capodimonte» terminó cuando la fábrica de Ferdinand se cerró a principios del siglo XIX (algunas fuentes indican 1817, otras significan 1834).

Coleccionando Capodimonte Hoy

Si bien esta historia es interesante, por decir lo menos, estas piezas tempranas no son el tipo de artículos que la mayoría de los coleccionistas de porcelana de Capodimonte generalmente encuentran en venta en las tiendas de antigüedades. La mayoría de los ejemplos más antiguos se encuentran ahora en impresionantes colecciones y museos de alta gama, como la figura que se muestra arriba.

Sí, ocasionalmente encontrarás una pieza antigua de alta calidad en un espectáculo antiguo, sin embargo, esta es una excepción y no la norma. Lo que los coleccionistas modernos encuentran son lámparas eléctricas que datan de la década de 1950, estatuillas de diferentes calidades, arreglos de flores cuidadosamente moldeados, que en realidad son bastante hermosos, y otros objetos decorativos hechos durante el último siglo aproximadamente.

Algunos de ellos son raros y valiosos por derecho propio, aunque fueron producidos en homenaje a las mercancías originales en lugar de las fábricas «oficiales» de Capodimonte de siglos anteriores. La mayoría de estos están marcados con una variación de la corona azul y la marca N. Pero recuerda, no todo lo marcado como Capodimonte se crea igualmente.

“El logotipo de Capodimonte, en la actualidad, no es necesariamente una garantía de calidad de porcelana o cerámica. «Tampoco es una garantía de que el producto sea, de hecho, de porcelana o cerámica», declaró el sitio de Capodimonte Limited. En otras palabras, vale la pena hacer una pequeña investigación para saber exactamente qué está comprando, qué edad tiene, de qué está hecha una pieza (como composites baratos en lugar de porcelana dura) y el origen del artículo antes de empacar. un lindo centavo en un pedazo de Capodimonte supuesto. Asegúrese de obtener el mejor precio posible.

Aprendiendo más sobre Capodimonte

Desafortunadamente, no hay guías de referencia recientes disponibles en Capodimonte. Pero si realmente estás dedicado a aprender más sobre esta porcelana italiana, puedes intentar encontrar una copia de Capodimonte Coleccionables por Catherine P. Bloom (Publications International) a través de su fuente favorita de libros no impresos.